Qué es el Hemp

El Hemp o cáñamo se ha utilizado durante miles de años como alimento, combustible, tejido y medicina. Tras muchísimos altibajos, impulsados sobretodo por la confusión que despierta esta planta, el cáñamo por fin está regresando a la luz para quedarse.  

 

¿Qué es exactamente el Hemp?

Primero te diremos lo que no es y que seguro has pensado primero. El Hemp no es marihuana, aunque sí son primas hermanes porque ambas son variedades de la familia del Cannabis.

El Hemp es una variante genética del Cannabis que, a diferencia de la marihuana, no contiene THC y por lo tanto no tiene efectos psicotrópicos que puedan tener un efecto en la mente. Lo que sí contiene el Hemp es cannabidiol, un compuesto con propiedades medicinales y nutritivas que no tienen efectos psicoactivos y que es de uso legal y regulado.

¿Qué beneficios tiene para la piel?

El aceite de Hemp es el componente estrella de nuestra cosmética natural porque sus efectos son nada menos que excepcionales. Es beneficioso para cualquier tipo de piel, incluso las grasas, ya que es un aceite no comedogénico que no congestiona el poro.

Alto en antioxidantes
Gracias a tu alto contenido en antioxidantes, consigue neutralizar los radicales libres y frenar el estrés oxidativo, uno de los principales causantes del envejecimiento prematuro de la piel.

Relajante y antiestrés
Actúa directamente en los receptores cannabinoides del sistema nervioso central relajando la piel. ¿Sabías que el estrés es ya la primera causa del envejecimiento prematuro?

Calmante y antiinflamatorio
La inflamación es la causante de varios problemas cutáneos como el acné, las rojeces o las irritaciones, por lo que es un activo excepcional en pieles sensibles o con problemas hormonales.

Ultrahidratante y reparador
Se considera el aceite más equilibrado del mundo vegetal ya que contiene Omega 3 y 6 en cantidades muy equilibradas que hidratan y nutren la piel reparando la barrera natural exterior de la dermis encargada de protegernos.

¿Sabías que el Hemp es altamente sostenible?

 Es una de la plantas más cultivadas en la antigüedad porque crece muy rápido, no requiere grandes cantidades de agua y revitaliza el suelo donde se planta. Del Hemp se utiliza su totalidad: de sus semillas se extrae el aceite y de su tallo fibra con la que se elaboran tejidos. Una planta milenaria que podría ser la respuesta del futuro.